Últimos temas
» ¿Con qué esas tenemos? [Priv/Nero]
Mar Ago 04, 2015 3:00 am por Nero

» Una Gran Fiesta! || Priv Emily Dawson
Jue Jul 23, 2015 8:27 pm por Aloshka Bell

» Trabajos Forzados?? [Priv. Emily Dawson]
Jue Jul 23, 2015 8:15 pm por Aloshka Bell

» Inocente Calma. {Priv. Yoru~}
Mar Jun 23, 2015 5:18 pm por Yoru

» { P } Sangre rojo caramelo
Vie Mayo 22, 2015 3:32 am por Sora

» ¿Enfermera?
Dom Mayo 17, 2015 8:45 pm por Aloshka Bell

» ¡Reunión para conocernos!~
Mar Mayo 05, 2015 6:42 pm por Richter

» Registro de Familia real
Dom Mayo 03, 2015 9:08 pm por Nero

» Registro de Fisicos
Dom Mayo 03, 2015 9:06 pm por Nero

Hermanos y Elite
Dioses e Imperio Romano +18<

Para mis amiwis: Kazu y Tsuyoi

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Para mis amiwis: Kazu y Tsuyoi

Mensaje por Nero el Mar Ago 14, 2012 3:06 pm

¡Al fin logre pasara esta tremenda pofjrosfidsfd! (?) Después de medio siglo terminé lo que me pedian ;A; -Aunque Tsuyoi ni me lo pidio :yaoming:-

@Kazu: Acá esta lo que te debo desde año nuevo (?) Nomas espero que te guste porque no acepto devoluciones ewé Si algo no va bien me dices y se lo cambio, de momento el one-shot te pertenece xD

This is Wonderland:
Riku no era la clase de persona que se haga llamar a sí mismo “Sociable”. Aún siendo un soldado de la armada de Tréboles tampoco podría decirse que era el ejemplo de un soldado perfecto. En sí, Riku no era más que un chico serio, malhumorado y hasta vago cuando le conviene –Y si que le conviene- Pero; existe solo una persona en todo el mundo que era capaz de darle un giro de trescientos sesenta grados a su personalidad. El nombre de ese chico: Sora. Ese chico al cual le tiene una exagerada paciencia para aguantar su enorme inocencia y torpeza –La cual aun hoy en día no sabe de dónde la saca- Ese chico que fue capaz de tragarse toda una bolsa de caramelos y que asombrosamente no se vio afectado por algún dolor de estómago y de milagro no le ha salido caries siendo que el noventa y nuevo por ciento de su dieta es puramente azúcar y el cero punto un por ciento verduras.

Quien no logré querer a este chico era como un insulto a su persona –O al menos para Riku lo era- Sabía que Sora en algún momento tenía que crecer y convertirse en adulto, pero él esperaba que ese día fuera muy lejano y pudiera seguir disfrutando de tener una amistad tan buena con un adolescente con el alma tan pura como la de un niño pequeño. Un día el peliplata invitó al castaño a comer un helado –Por más absurdo que sonaba a él le encantaba los dulces, no tanto como Sora obviamente- Pero, el peliplata conocía muy bien al castaño, tanto que ya se creía a sí mismo un acosador –Y no estaba lejos de serlo-

Lo que pasaba era que: Cuando Sora esperaba normalmente movía las piernas de adelante hacia atrás de una forma muy infantil; no suele poner una pierna en la mesa y la otra sobre la silla flexionada de manera que su rodilla quede a la altura de su pecho e incline ligeramente la misma silla hacia atrás desafiando todo a lo que se refiere de equilibrio. A pesar de todo Sora es educado; así que suele sentarse recto, con el tronco erguido y la cabeza en alto, para nada suele doblarse ligeramente, echar el brazo derecho hacia atrás en el espaldar de la silla y morderse la uña del dedo meñique zurdo. Y por sobre todas las cosas, cuando el peliplata le ofrecía el helado, Sora automáticamente lo tomaba después de sonreírle y agradecerlo –A veces, no exactamente en ese orden- Para nada bufaba y tomaba con desinterés ese helado.

Aquella persona no era Sora. Bueno, sí era Sora pero a la vez no lo era, ¿Entendible, no?

No era nadie más ni nadie menos que Nero, el amigo de Sora. Cuando el castaño se lo presento con solo cinco segundos de haberlo conocido ya se había maquinado la idea de que el canido era una mala influencia para el castaño; y ahora estaba en su cuerpo. ¿Eso es karma acaso? Sea lo que fuese ahora estaba comiendo helado junto a él –Según, después que cambiaron cuerpos el castaño le pidió al albino a estar con Riku… Y que disfrutará de helado-

-¿Dónde está Sora? –Pregunto usando el tono más seco que podía tener.

-Tu novio está con el mío –Pues si el albino iba a pasar tiempo de “calidad” con el peliplata, pues él también se merecía lo mismo.

-No es mi novio –Reclamó- ¿Cómo fue que cambiaron cuerpos?

-¿Sora te contó del té que cambiaba cuerpos que hizo el sombrerero? –Riku asiente- Pues Sora lo volvió a beber nada más porque le sabe a chocolate.

Sí, eso sonaba a Sora.

-¿Y tú?

-Me descuide y Sora me arrojo el té a la cara.

Sí, eso también sonaba a Sora.

-¿Y cuando cambiaron cuerpos, que hizo Sora?

-Pues, lo primero que hizo fue perseguirse mí… Bueno, “su” cola.

Y sí, eso también sonaba a Sora.

Riku simplemente se quedó callado viendo su helado de vainilla que comenzaba a derretirse en su mano. Los planes que tenía para su mejor amigo ahora debían hacerlo con él chico que estaba en el cuerpo de su mejor amigo. Quizá si le daba una oportunidad podría conocer el tipo de amistades que se formaba el castaño –No se contaba a sí mismo, puesto que creía era el tipo de amigo ideal para el chico- Por su parte, Sora (Nero) terminaba de comerse el ultimo trozo del cono de helado para después limpiarse las manos entre sí. Se levantaba y se colocaba frente al peliplata que seguía mirando su helado.

-¿Y ahora qué? –Riku levantaba la mirada hacía el castaño sin entender. Este solamente se cruza de brazos frunciendo el ceño- ¿Buscarás una respuesta en tu helado derretido o haremos algo más productivo?

El castaño estiró el su mano y tomo el brazo del peliplata al cual jaló y comenzó a arrastrar al pobre. Riku solo alcanzó a botar el helado y dejarse jalonear por el otro. Caminaban tranquilamente por las transcurridas calles de Lilium en silencio, en realidad Riku aún trataba de cuadrar todo lo que estaba pasando mientras que Sora (Nero) se entretenía viendo las vidrieras, durante todo ese tiempo no le soltó el brazo al peliplata quien este mismo se dio cuenta más adelante.

-¡Oye! –Lo llamó y Sora (Nero) automáticamente giró la cabeza para verlo- ¿Podrías soltar mi brazo?

-¿Qué? ¿Tu novio no acostumbra tomarte del brazo? –Sonrió entre dientes soltando una risilla al final cuando vio el rubor en las mejillas del mayor.

-¡El no es mi novio!

-¿Nooo~~? –Preguntó fingiendo sorpresa llevándose dramáticamente su diestra a su pecho.

-¡No, no lo es! –Respiró hondo tratando de serenarse y volvió a mirar al castaño- ¿Tú si le tomas el brazo al tuyo?

-Tomárselo…. Agarrarlo y arrastrarlo hacia donde yo quiera ir…. Es lo mismo.

Ok; Riku no se iba a poner a descifrar el tipo de relación que tenía el canido con su pareja –Pero en su mente se formaba la palabra “Masoquista”- Y el otro seguía sin soltarle el brazo, se dejaría “arrastrar” por el menor por un tiempo, el suficiente para que su cabeza deje de ser un revuelco ahora. Sin darse cuenta habían entrado a la zonas de bares y restaurantes de Lilium, por desgracia a esa hora de la tarde ya habían borrachos vagando por las calles haciendo de las suyas –Y no eran pasado las cuatro de la tarde- Lo peor no era tropezarse con los alcohólicos inconscientes sino toparse con los borrachos pervertidos que se hacían pasar de listos. Varias veces Riku ha transcurrido estas calles por sí solo y en más de una ocasión lo han nalgueado, invadido su espacio personal y lo han llamado con adjetivos tontos como: “Corazón”, “Mi vida”, “Cielito”. Incluso le han confundido con una chica muy sexy…. Hasta donde sabía era chico –Y lo de sexy, eso no necesita dudarlo-

Algunas veces también había pasado en compañía del menor –Pero el verdadero- Y debido a la ingenuidad de este no se daba cuenta de cuando lo estaban acosando o tratando de propasarse con él, en más de una ocasión se ha tenido que echar al castaño al hombro y salir corriendo como alma en pena mientras les grita “Pedófilos” a los tipos. ¡Pero claro! Esta no podía ser la excepción; cuando un anciano apestoso apareció frente a ellos cargando una botella de licor en su izquierda. La primera reacción de ambos chicos fue parar en seco al momento en que se les acerco, el anciano miraba a ambos de forma lasciva y por desgracia su mirada paro justamente en el castaño.

Sora (Nero) frunció el ceño soltando el brazo del mayor y cruzándose de brazos levantando un poco el mentón tratando de verse más alto en intimidante lo cual no lograba con su ahora diminuto cuerpo. El viejo verde solo sonrió sádicamente y se reverencio como si tratará de verse educado a pesar de ya estar a punto de dar la cara al suelo.

-Dime hermosura… -Con solo esa palabra un tic apareció en el ojo del peliplata- ¿No te gustaría volar por los cielos conmigo?

-Lo siento –Rápidamente tomó a un desentendido Riku y lo colocó frente a él a modo de escudo, dándole una fuerte palmada en la espalda que casi le sacaba el aire- Pero este idiota de mirada perdida ya me da lo que quiero y más… Mucho más…. Tanto que a veces no me deja dormir…

Automáticamente las mejillas de peliplata se encendieron como si fuera una luz navideña y estaba a punto de reclamar, pero tuvo que callar a la vez que se mordía el labio inferior cuando sintió el codazo del menor a sus costillas.

-¿Eh? –Pero el anciano pervertido no iba a reparar en el mayor a quien de un manotazo lo quitó de en frente del castaño.

-¡Oiga! –Nuevamente se colocó a modo de escudo frente a Sora (Nero)- ¡Déjelo en paz viejo sarnoso!

De nuevo, el viejo verde le dio otro manotazo a Riku que está vez lo tuvo al suelo y su atención volvió al castaño de mirada ruda. Si fuera el verdadero Sora de seguro ya hubiera aceptado la moción del viejo creyendo que quizá volaría sobre un dragón y Riku hubiera asesinado cruelmente al anciano o al menos hubiera hecho que pareciera un “accidente habitual” o “murió por causas naturales”. Pero ese Sora no era del todo Sora, era Nero y suponiendo su forma de reaccionar ante los pervertidos no debe ser…. Para nada amable. Sora (Nero) tomó aire; el anciano lo miraba con esa sonrisa perturbadora en espera de su respuesta –No tomó en cuenta la primera respuesta del menor- Y para nada se espero –Incluso Riku no se lo esperó- que el castaño saliera corriendo en dirección contraria hacía unos soldados de verde que pasaban por ahí haciendo su rutina diaria de vigilancia.

-¡Auxilio, auxilio! ¡Un anciano feo me quiere dar por detrás! –Gritó pasando frente a los guardias agitando sus brazos, estos reaccionaron y vieron al viejo que en ese momento ya estaba comenzando a correr. Fueron tras de él.

Sora (Nero) volvió hacía donde el peliplata limpiándose las manos sonriendo con gran satisfacción mientras que el peliplata se levantaba boquiabierto, jamás espero ver algo así y mucho menos de Sora.

-Dime que eso fue una broma –El peliplata llevo su mano su rostro sin poder creer lo que pasaba, el castaño simplemente alzó los hombros sonriendo con malicia.

-¡Oye tú!

La diversión no acababa ahí, otro tres borrachos se acercaban a ellos pero no tenían apariencia pervertidas, más bien se veían hostiles y muy peligrosos.

-¡Tú, el castaño! –El más joven apuntaba a Sora (Nero) quien este mismo se apuntaba con el dedo índice como si de verdad no supiera que la cuestión es con él- ¡Sí, tú!
No lo veía aún, pero la cuestión se había vuelto muy peligrosa. Así que Riku como un buen soldado que era se coloco frente al menor en posición defensiva.

-¡Quítate de ahí imbécil! –Mencionaba otro de ellos de complexión robusta.

-¡Te metiste con nuestro amigo, ahora nosotros acabaremos contigo! –Y sentenció el tercero, un hombre calvo que señalaba al menor.

-¿Creen que les tengo miedo? –Bramó el castaño apuntándolos por sobre el hombro de Riku- ¡No son más que unos cabrones!

Eso tampoco ayudaría mucho la situación, y ahora menor que el primer borracho empujó a Riku que volvió a caer de lleno al suelo.

-Estas en serio problemas niñito –Tomo el brazo de Sora (Nero) pero este se zafó moviendo violentamente el brazo.

-¡Jajá! ¿Y qué vas a hacer? ¿Acusarme con mi mami? –Llevó sus puños a su cintura- ¡Mira viejo! Lo que su amigo quería no iba a ser posible –Se apunta a si mismo usando su dedo pulgar- Este cuerpo ni es mío así que prefiero que su virginidad siga intacta hasta que este… -Y con el mismo dedo señala a Riku-… Se atreva a darle.

-¿Eh? –Obviamente los tres no entendían de que estaba hablando. El que estaba frente al castaño comenzó a darle pequeños toques en la frente con su índice- Necesitas aprender que a los mayores se le deben respetar…

-¿Y sí mejor te doy una patada en las bolas y cerramos el trato? –Se cruzaba de brazos sonriendo de forma arrogante.

Los tres hombres comenzaron a carcajearse por las “amenazas” que le proporcionaba un “niño”.

-¡Que tierno eres! –Le palmeó la cabeza. Por desgracia ese simple gesto irritó mucho a Sora (Nero)

-Te daré una demostración –Pateo la entrepierna del hombre; quien cayó al suelo colocando sus manos justo en esa zona retorciéndose por el dolor causado- ¿Quién más quiere que le parta los huevos?

Los otros dos miraron sus rostros y apretaron sus puños, estaban a punto de lanzarse a atacar al menor. Si en ese momento hubiera tenido su verdadero cuerpo, como semi-humano aquellos dos no iban a tener oportunidad, sabían bien que los semi-humanos son bastante fuertes y no son de fácil vencer, pero ahora era un simple humano, alguien fácil para ellos.

-¡Oigan! –Rodo los ojos ya hastiado de todo- ¿Por qué gastan sus tiempos en niños? Existen mujeres que le puede complacer mejor… Se llaman “Putas” y son mil veces mejor que un niño

¡Ok! Ya era tiempo de que el espectáculo terminara y de estar como idiota con la boca abierta por las palabras del otro –Bueno, has estado así desde que dijo lo de “Darle a Sora”- Riku se levantó rápidamente y tomó al menor por la cintura echándoselo al hombro y corriendo como alma en pena.

-¡Perdedores! –Gritaba el castaño sacando ambos dedos medios de sus manos- ¡Termínense de morir y dejen que el sombrerero hagan té con sus cenizas!
Ya cuando se alejaron lo suficiente Riku dejo en el suelo a Sora (Nero) y lo tomó de los hombros comenzando a agitarlo con desesperación.

-¡Estás loco! ¡Pudiste haber muerto! ¡¿Es que acaso no viste lo peligrosos que eran?!

-Te preocupas mucho –Bufaba alzando sus manos a la altura de sus hombros- ¿Cómo quieres que Sora aprenda a defenderse de personas así si lo proteges mucho?

Bueno sí, en parte tenía razón. Riku suspiró resignado soltando los hombros del menor y llevando una mano a su rostro. El castaño simplemente le dio unas cuantas palmadas suaves en la espalda y después un golpe amistoso en el hombro comenzando a caminar con las manos tras su nuca. Riku no supo que más decir en ese momento, prefirió seguir en silencio a ese chico que se hacía pasar por su mejor amigo y que no iba a admitirlo aún pero comenzaba a caerle bien. Mejor; trataría de hacer que no involucraba el pequeño cuerpo de Sora en más problemas.

Hasta que el efecto del té pasé…

¡Oh, y a propósito! ¿Qué pasó con Nero (Sora)?

-Baila su cuerpo alegría macarena~~

Como bien había dicho Sora (Nero); estaba con el mayor albino a petición del canido. El mayor miraba divertido la escena ya que el menor estaba…. Ehmm, si, bailando. Se le subió el azúcar, sabía que después del quinto helado algo iba a pasar.

-¿Y… Cuando regresa Nero? –Preguntaba Dante hacía el chico.

-En media hora –Y seguía bailando moviendo su esponjosa cola.

Había dos cosas que Dante no se imaginaba y una que deseaba tener. La primera cosa que no se imaginaba fuera que en Wonderland ya existiera la “Macarena”; lo segundo fuera que a pesar de no ser el verdadero Nero, debía admitir que movía muy bien la cadera mientras bailaba. Y la cosa que más deseaba fuera que en ese momento cayera del cielo una cámara de video a sus manos. ¡Oh bueno! No todo puede cumplirse, al menos jamás olvidará este acto adorable que estaba haciendo Sora en el cuerpo del canido.

Y que de seguro avergonzará mucho a su verdadero dueño.

-¡EEEEEEEEY~~ Macarena! ¡Ajá~~!

@Tsuyoi: Acá está lo que te dije la otra vez xD También espero que te guste y que si le ves algo malo me lo digas xDU También es tuyo, así que conservarlo si quieres xD O me dices y te paso el archivo de word (Lo mismo contigo Kazu)

Mamá Nero:
Suspiró pesadamente, tomando su cabeza entre sus manos desordenando sus hebras blanquecinas; muchas veces le había dicho y explicado un sinfín de cosas de lo que podía y no podía hacer, a veces parecía que le estaba hablando a una pared. En el fondo sabía que cierta personilla intentaba tomar sus sugerencias –Mejor dicho exigencias- pero; ¿Cómo puede alguien luchar contra la curiosidad? Posó sus manos sobre sus muslos y levantó su vista aún sin poder tan siquiera procesar lo que tenía en frente. Pequeña y de grandes ojos azules, de cabellera rubia y corta, una cinta blanca con un lazo adornaba este mismo. Sus sonrosadas mejillas hacían juego con su vestido color rosa pastel; alegremente la pequeña comía una galleta balanceando sus piernas de arriba hacia abajo al estar sentada sobre una mesa.

No aparentaba tener más de dos; quizá tres años de edad cuando mucho. Además de que la pequeña era una persona que conocía perfectamente.

-Esto… No puede estar pasando –Se quejó levantándose, tomando a la pequeña por debajo de los brazos y alzarla a la altura de su rostro.

Ahora en sus manos tenía a una mini Aloshka que le sonreía dulcemente a la vez que le convidaba de su galleta a lo cual negó ladeando su cabeza. Conocía bien los “té mágicos” del sombrerero loco y sus consecuencias –Si el mismo había sido víctima de unos cuantos- Pero eso no fue lo peor, lo peor fue cuando le preguntó a ese lunático con sombrero de copa que tanto duraba el efecto y le respondió:

“Aproximadamente…. Unas veinticuatro horas o más”

Y que Nero respondiera:

“… Mierda”

¿Veinticuatro horas? ¿O más? Pues a la primera impresión no parecía tan mal, no hasta que recordó las innumerables veces que salvaba a la menor de ser comida por algún animal hambriento –Y eso incluye a los pervertidos-

-No tengo más opciones –Habló en voz alta como si la niña en sus manos fuera a comprender lo que decía- Pero… ¿Cómo haré?

Algo tenía que hacer.

-No puedo llevar una niña pequeña a un bar.

¡Oh sí! Ese detalle estaba a punto de escaparse de sus manos; a pesar de ser Wonderland en este mundo loco aún existían las reglas, tales como: “No se permiten menores de 18 en un bar…… Al menos que seas Nero”

-Tendré que pedir el día –Acomodo mejor a la pequeña de forma que esta vez quedará sentada sobre su brazo izquierdo- Vamos a dar un pequeño paseo Aloshka.

-¡Siii! –Alzó las manitas en señal de aprobación.

-O-

-¡Awww! ¡Qué cosita más liiiiiiinda!

Al llegar al bar las mesoneras no pudieron resistirse a la adorable cosita que el albino trajo, le era tan encantadora que no pudieron evitar pellizcarle las mejillas y comenzar a probarles miles y miles de vestidos que sabrá Dios de donde los sacaron. Mientras el tumulto de chicas suspiraban y la pequeña Aloshka solamente reía y reía inocentemente, el albino mantenía vigilando a la niña desde lejos esperando que el dueño de bar se aparezca, no paso mucho tiempo cuando apareció con dos vasos de agua en la mano sin dejar de ver aquella escena.

-Niño, ¿Tan joven y ya tienes responsabilidades? –Mencionaba el hombre de parche dándole un sorbo al agua apuntando con su mano libre a las mujeres, su vista regreso al canido que en ese momento se estaba tomando el agua- ¿El padre de la niña es ese tal Dante del que tanto hablas?

En eso el albino escupió toda el agua que aun no se tragaba tosiendo y golpeándose su pecho con las mejillas rojísimas de la vergüenza.

-Entonces tú eres su mamá…

-¡N-No es mía, la estoy cuidando por alguien!

Un segundo; ¡¿Cómo que su mamá?!

-Bueno, te daré el día como lo pediste… Con una condición, tendrás que cumplir horas extra en el turno de la noche…

¿De nuevo? Refunfuñando el albino aceptó dejando el vaso sobre la barra y fue hacía donde el tumulto de mujeres para sacar a la pobre rusa que ya estaban a punto de ponerle un traje de mesonera en miniatura.

-Adiós lindura, vuelve pronto.

-O-

Nero pensó que lo mejor sería llevar a la mini Aloshka a la ciudad blanca, ahí estaría más segura. Así que, robo… Es decir, tomo prestado dos boletos de un buen señor que iba en dirección hacia la ciudad blanca. Subió el tren con tranquilidad y sentó a la mini Aloshka a su lado permitiéndole la vista por la ventana.

-No te vayas a levantar del asiento, ¿Ok? –Sentenció mirándola.

-Sí, mami Nero –Aquello tan dulce que había dicho la niña fue escuchado por un par de señoras atrás de ellos que comenzaron a reírse por la ternura. A la vez que provocó un rubor en las mejillas del albino.

-O-

Al llegar a la posada en la ciudad blanca –Y explicarle unas cuentas cosas a Jazmín- Ambos fueron directamente hacía la habitación de la menor; haría lo que había dicho, cuidarla hasta que volviera a su tamaño normal. No era muy difícil, ya había cuidado niños antes. El canido ahora se encontraba sentado sobre la cama mientras que la niña estaba situada atrás de él peinándole su cabello, como el mayor era más alta que ella –Mucho más alto que antes- Tuvo que pararse en la cama para poder llegar a las partes más difíciles de la cabeza del perro.

-Listo –Camino hasta quedar frente al albino y tomó un espejo de mano de mediano tamaño, posándolo frente a este.

En el reflejo, en el cabello del canido ahora había lazos, ganchos y hasta trenzas que adornaba su cabeza. No solo su cabeza cuando dio un vistazo hacía atrás su cola tenía tres lazos rosas adornándolo y para más, tenía escarcha en ella. Nero simplemente sonrió no muy contento regresando la vista a la niña.
-Ehmm… Si, muy lindo Aloshka –Se sorprendió con lo rápido que la pequeña bajó la cama y fue corriendo en dirección hacia los gaveteros, abrió uno y sacó varias cosas. Regreso nuevamente, Nero la ayudo a subir nuevamente a la cama y frente a él dejaba unos cuantos artilugios de maquillaje y demáses.

-Ay no… -Ay sí- Creo que con estas cosas ya estoy bien.

Mini Aloshka infló sus mejillas y coloco sus manos sobre la cintura refunfuñando, tomó un pintalabios y lo abrió.

-¡No, no y no! –Levanta el mentón- Mami Nero tiene que verse más bonito –Al menos el adjetivo lo había dicho en masculino- ¡Aloshka pondrá a mami Nero más bonito!
Se abalanzó sobre el mayor que se dejo caer hacía atrás en la cama y forcejeaba para sacarse a la niña de encima, por desgracia no usaba en casi nada su fuerza puesto que temía hacerle daño a la menor.

-¡No! ¡Aloshka, basta! –Forcejeaba o al menos intentaba esquivar el rostro de los cosméticos, mientras que mini Aloshka buscaba otro, y otro, y otro, y otro.

-Listo –Otra vez volvía a tomar el espejo de mano y levantarlo a la altura del rostro del mayor.

Sus labios estaban pintados excesivamente pintados de un color rosa, la sombra en sus ojos era de un tono verde chillón y tenía mucho, pero muchísimo rubor en sus mejillas de color tostado que se le resaltaba en sobremanera. A parte de casi parecerse a una de esas pomposas viejas de la nobleza, esos colores no hacían en juego de nada además no le está favoreciendo.

… ¿Qué acababa de pensar?

-O-

¡Hora del almuerzo! En el comedor de la posada ya todo estaba preparado para alimentar a todos los inquilinos de la posada. Mini Aloshka disfrutaba de toda su comida, o casi toda su comida y no fuera por un detalle: Las verduras.

-Aloshka, comete tus verduras –Le señalaba el plato con ayuda de un tenedor.

-¡Aloshka no quiere! –Hizo un puchero cruzándose de brazos.

-Si no te la comer te quedarás pequeña por siempre –Sonríe con malicia al ver la cara de espanto de la menor- Comete el brócoli o no habrá postre.

No se sabe porqué los niños miraban al brócoli como si este fuera a cobrar vida en algún momento y se lo fueran a comer a ellos. Mini Aloshka bufó –Imitando al mayor, claro- Y se levanta de la silla, comienza a correr hasta una mesa donde –Debido a su altura- Lo máximo que podía ver era una tartaleta encima de esta. Como no alcanzaba hizo lo más lógico para su parecer, comenzó a jalar el mantel amarillo arrastrando la tartaleta. Pero; no solo arrastraba la tartaleta, sino que también arrastraba unos cuchillos, unos grandes y filosos cuchillos. Nero se espantó y se levantó apresurado de la mesa en dirección a la menor pero antes de que pudiera llegar algo captó la atención de esta y fue hacía lo que había visto. Sin fijarse se llevaba el mantel consigo y al final todos los cuchillos cayeron al suelo, hasta la tartaleta que cayó boca abajo embarrando el suelo.

Una mesonera que iba pasando justo en ese momento se resbala con el embarre haciendo que la torta de tres piso de crema rosa saliera volando, impactando con otra de ellas en toda su cabeza dejándola inconsciente en el suelo. Luego tres más aparecieron tropezándose con el cadáver lleno de crema rosa que antes era su compañera, más cosas salieron volando por los aires e impactando en la cabeza de algunos inquilinos que terminaban también inconsciente con su cara sobre la sopa.
Y en silencio Nero miraba todo como si de una escena del crimen se tratará. Todos estaban inconsciente, menos él. Sacudió su cabeza y recordó a la niña, saltaba o esquivaba algunas cosas en el suelo, ya casi llegaba al lugar donde Aloshka salió. Si no fuera porque en ese momento; Jazmín abría la puerta de la cocina haciendo que esta diera de lleno en el rostro del albino y este cayera de plano en el suelo…

Todo hubiera sido perfecto.

-O-

-¡Aloshka!... ¡Aloshka!

Llamaba el canido a la pequeña por todas las calles de la ciudad blanca, con la cara aún roja debido a lo anterior. Nero llamó unas cinco veces más a la pequeña sin recibir respuesta, varios murmullos llamaron su atención del otro lado de un callejón. Fue a través de él para ver de qué se trataba, lo primero que vio fue a un tumulto de personas que miraban hacia arriba, se abrió paso entre ellos sin entender y por inercia también alzó la cabeza. Ojalá y lo que hubiera visto hubiera sido un absurdo sueño y cuando se despertará que estuviera nuevamente en el comedor de la posada sobre la escena del crimen.

¿Cómo un conejo llegó hasta el tejado de una casa?

……………………………………………………………………… ¡¿Cómo Aloshka llegó hasta allá?!

¡Así es! Un conejito blanco estaba sobre el tejado justamente sobre el borde, estaba a punto de caerse… ¡Oh! Y Aloshka también estaba a punto de caerse. Nero sentía que en cualquier momento su corazón iba a salir por su pecho, tomaría un cuchillo y se lo clavaría varias veces, a su vez que murmuraba “Me va a matar…. Me va a matar…” Como si de verdad hubiera alguien que lo fuera a matar justo en ese momento. Si Aloshka caía y se fracturaba algo no se lo iba a perdonar, si se moría tampoco se lo perdonaría, si el Jaberwocky apareciera en ese preciso instantes y se llevará a la pequeña en sus patas volando.

Cazaría y mataría a esa bestia…. Y después no se lo perdonaría.

En ese momento mini Aloshka resbaló –Y el conejito resbaló después de ella- Comenzando a caer por el tejado.

-¡AAAAAAAYYYY EN LA MADRE! –Grito jalándose sus orejas- ¡ALLÁ VA MAMI!

¡Este momento era muy crítico como para darse cuenta de que se llamó a sí mismo “Mamá”!

Todo parecía una de esas escenas de películas de acción donde el protagonista corría en cámara lenta y se lanzaba para atrapar el balón/bomba/bebé/perro/cosa y luego todo lo elogiaban y admiraban; pero esto no era una película de acción así que Nero terminó mordiendo el suelo y mini Aloshka cayó sobre su espalda, y en las manos de esta cayó el conejito.

-Auch… -Mini Aloshka se levanta mientras que el canido comienza a hacerlo colocando una mano sobre su espalda quedando sentado sobre el suelo.

-¿Mami Nero está bien?

-¡Aloshka! –Aquello fue un casi chillido cuando el mayor tomó a la pequeña y comenzó a abrazarla/asfixiarla- ¡No me vuelvas a asustar así! ¡¿Eh?!

-Ehmm… ¿Disculpen? –El canido dejó de asfixiar a la menor para poner atención a la persona que se les acababa de acercar- Ese conejo es mío.

Mini Aloshka formó un puchero mirando a Nero, y este la miraba entornando los ojos. Sin pensarlo dos veces le regreso el conejo a su dueño.

-Gracias, y disculpen al señor Smith… Le gusta mucho subirse a los tejados y lanzarse de ellos… Lo afortunado es que siempre cae encima de alguien…

La pequeña miraba sin comprender la situación y más que nada al mayor, mientras que Nero tenía un tic en su ojo derecho. Ya no volvería a confiar más en los conejos.

-O-

Tiempo después del susto, ahora la pequeña se entretenía dibujando algo y Nero la vigilaba por si de repente el dibujo cobraba vida y se la lleva a un mágico mundo de pintura y crayola. Con suma atención le prestaba atención al dibujo que al principio no le pareció más que garabatos, hasta que esos garabatos tomaron forma y parecía una versión infantil de él y Aloshka tomados de la mano, era muy tierno y eso le hizo sonreír. Otra cosa llamó su atención y es que al fondo del dibujo parecía haber un garabato de Credo con un capa gris.

Rodó los ojos bufando ligeramente, de seguro pensaba en el canido mayor como un superhéroe, y no fue hasta entonces que se dio cuenta de que aquello no era una capa sino que más bien era un mapache gigante con el cual Credo se andaba peleando pero este le estaba ahorcando.

Ok…. Eso era extraño.

-….. ¿Me puedo quedar con este dibujo?

-O-

La hora del baño. Qué bueno que Jazmín tenía una pijama perfecta para ella. Ahora que caía en cuenta parecía que todas las mujeres ya estuvieran preparadas para una emergencia como esa o no tenía a la victima perfecta para probar aquellos vestidos. Dejo todo en orden para ella, pero al principio tuvo que corretearla varias veces por el cuarto porque no se quería bañar, la logró atrapar al arrinconarla en una de las esquinas de la habitación y la cargo como si fuera una maleta. La desvistió y la sumergió en la bañera.

-¡No abras los ojos! –Decía el albino lavando el cabello rubio con champo. La niña forcejeaba y lanzaba agua por todos lados.

-¡Au, au, au! –Se soltó de repente y comenzó a restregarse los ojos por el ardor que le producía aquel químico.

-Te dije que no abrieras los ojos –Tomo una taza y la lleno de agua, vertiéndola sobre la cabeza de la niña esperando que con eso se le pasará el ardor y el champo del cabello.

-El patito hace cuac cuac –Alegremente tomaba el patito de hule que había estado flotando a la deriva junto con un barquito.

-Ajá –Ahora lavaba la espalda de la menor sin prestarle mucha atención a lo que decía.

-¡Y el patito comienza a hundirse! –Metió de golpe el pato en el agua levantando mucho el agua y mojando al mayor. Ahora tomo el barquito con su otra mano- ¡Y el barquito se hunde y se hunde y se hunde!

Levantaba más y más agua, mojando mucho más al albino.

-¡Y el patito y el barquito dejaron de hundirse! –Dije apresurándose tomando las manos de la niña y quitándole los juguetes. Cuando se dio cuenta la bañera casi no tenía agua y el que termino siendo bañado fue él.

-Aaaash… -Suspiró y agarro una toalla, con ella envolvió a la niña quien cargo después y sacó de la bañera y del baño. La dejo sobre una silla, la secó y le colocó su ropa interior- A ver, quédate aquí.

Fue en dirección a la cama donde estaba la pijama y para cuando volteó… Mini Aloshka ya no estaba. Miró por todos lados, dentro del closet, bajo la cama, en el baño, dentro de la bañera, dentro del lavamanos, dentro del inodoro, daba apresurados pasos hasta llegar a la puerta y cuando la abrió ahí estaba Jazmín cargando a una feliz –Y semi-desnuda- Rusa. Estaba a punto de tocar la puerta.

-Fiu~~, muchas gracias Jazmín –Tomó a la niña en sus brazos.

-De nada y para la próxima… -Se dio la vuelta mostrándole una de sus alas de mariposa que le faltaba un pedazo y parecía tener forma de una mordida- … Dile que mis alas no son de azúcar.

-O-

-… Y así Cenicienta logro comerse la calabaza de cristal, fin.

Cuando cerró el libro y vio a la menor, esta ya se encontraba profundamente dormida en su cama. Nero suspiró agotado pegando la espalda al respaldo de la cama. Pero qué día; y todo comenzó con un simple té mágico. No sabía que Aloshka en su infancia hubiera sido tan risueña y traviesa –Comparada con la versión de la rusa que conoce, prefiere quedarse con esa- Que esta la metiera en muchos más problemas y que le obligará a maquillarse.

Al menos no estuvo tan mal…. Bueno, si excluye el casi homicidio de Aloshka en el tejado, diría que cuidarla de esa manera fue algo bastante agradable, quien sabe… Si esto volvía a pasar lo volvería a hacer; pero esta vez obligaría a Credo y Dante a que le ayudarán, esos malditos no se iban a salvar tan fácilmente. Su zurda se posiciono sobre la cabeza de ella acariciando suavemente las hebras rubias de la niña, se removió en su cama y en sus labios una ligera sonrisa se formó empezando a murmurar algo casi inaudible.

Pero no para Nero.

-Te quiero mami Nero –Y aquello le sacó una sonrisa de bastante satisfacción a él.

-Jeh… Yo también te quiero Aloshka…

Dejen coments pliz 8D


Tengo derecho ha hacer esto (?)

(?)
Wanna know something~?:
¨

Hablar | Pensar | Actuar
Relaciones || ¿Album? En construcción xD
avatar
Nero
Exiliado
Exiliado

Raza : Semi-humano / Admin

Mensajes : 958
Fecha de inscripción : 31/03/2011
Edad : 23
Localización : En un lugar oscuro, desolado y sucio........ ¡Ah! Pero si es solo mi habitación

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Para mis amiwis: Kazu y Tsuyoi

Mensaje por Riku el Mar Ago 14, 2012 4:11 pm

JHSGDKFJLSDLJFLKSDJFKHSDJFGBJKHEWJFKHJKESF!!


EEEEEEEEEEEEEEEEEH MACARENA!

Ya sabes, esa fue la parte que me colapsó al final y que ocasionó mi prematura muerte, pero estoy feliz de que lo último que haya leído en vida fuese ésto!! x'D

Acabas de hacerme la user de Riku más feliz del mundo!! Si hay algo que adoro es a Sora siendo grosero y malhablado, es como una especie de fetiche

(???????????????) omgwat ok no, pero es que es tan hilarante!! Y pues, le faltaba a Riku ver esa faceta, aunque no fuese realmente Sora xDD

Ni hablar de Nero bailando la macarena, es tan adorable y gracioso que necesitaré un par de Bypass coronarios porque se me taparon las venas con azúcar (????????) Aunque ya que estoy supuestamente muerta no se de que vaya a a servir.

Brillante como siempre, y no importa que te hayas demorado un poco, la espera valió la pena!! *A* <3
De ahí te pido el Word xDD

Nada más un consejo, ten cuidado con los tiempos de narración, te me pasas de pasado a presente de la nada y eso confunde un poco~

Ahora necesito un fanart de Sora dando el dedo del medio para poder cruzar la luz del túnel que me llevará al más allá y poder descansar en paz!!!



Ahora por otro lado... MAMI NERO!!! HAHAHAHHAHAHHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAA KJHSDLKFJLKSDJFLJSDLFJLSD -se le tapan las arterias con azúcar de nuevo- Dx!!
En serio, no se si me da más risa o D'awwww, tengo conflictos internos x'D
Por cierto... "Ya no volvería a confiar más en los conejos."
Hell yeah!! Don't mess with the rabbits!!!



Pero ya, también está perfecto!!! Y me reí tanto!! x'DDDDDD
Adoro tus one shot de humor, son los mejores!! <333

Sigue así!!! *A*
Espero leer algo nuevo pronto!! <3333 [Cof, si, te lo exijo (?)]





Actuar||Hablar||Pensar
PerfilLazos
avatar
Riku
Soldado Treboles
Soldado Treboles

Raza : Mago

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 08/12/2011
Localización : No te importa

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Para mis amiwis: Kazu y Tsuyoi

Mensaje por Aloshka Bell el Miér Ago 15, 2012 8:37 pm

yay!
me encanta *-*!!!!!

Mi consejo: similar a lo que dijo kazu, pero esto es cuidado con la persona de narración.. que a veces narras en primera persona y luego en tercera :B croe que no estoy tan mal en comprensión lectora como para haber leído/entendido mal xD!

y lo segundo.. que no es consejo es un algo...
Aloshka tiene los ojos color miel T^T no azules T^T!!!!!!
y eso, me encanta <3
lo leí ayer, pero no pude comentar, y me dio paja leer el primero :'D -huye- lo leeré luego <3 eso :D.... quizá el deseo de Nerin se cumpla y la tenga que volver a cuidar (?) quizá tenga un accidente on-rol y sea como una niña pequeña y Nero la tenga que cuidar (?) xD!!!



Spoiler:

~Lazos de Aloshka~Aloshka~
-Hablo-
-Pienso-
Actuo
[Tsuyoi(User)/OffRol
~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~
Si te debo rol clickea aquí:
Se que debo roles casi de forma sospechosa, no es nada personal, es solo que a la hora que logro conectarme ahora mi imaginacion anda escaseando bastante ;-; lo siento mil perdon para ti que lees esto ;-; cualquier cosa estoy al tanto de los mp's y eso uwu

Perdón por ser una mod dejada uwu
avatar
Aloshka Bell
Ciudadano
Ciudadano

Raza : Humano / Mod

Mensajes : 599
Fecha de inscripción : 19/07/2011
Edad : 25
Localización : En las nubes~~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Para mis amiwis: Kazu y Tsuyoi

Mensaje por Charlotte el Jue Ago 16, 2012 2:10 pm

No se preocupen, prometo mejorar en eso del tiempo de narración xDU Practicare hasta que me duelan los dedos DxU (?)

¡LO SABIA! xDDDDDDDD Sorry Tsuyoi, es que andaba poniendo en duda eso de los ojos de color de Aloshka... Andaba de "¿Son azules o de que color son? ._." Puej terminé poniendo azules xDDU Después lo edito x3

Que bueno que les haya gustado <3




Wanna know something~?:

Hablar || Pensar || Actuar
Relaciones || Álbum
avatar
Charlotte
Reina Diamantes
Reina Diamantes

Raza : Humano

Mensajes : 163
Fecha de inscripción : 17/03/2012
Edad : 23
Localización : En el castillo de Diamantes

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Para mis amiwis: Kazu y Tsuyoi

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.