Últimos temas
» ¿Con qué esas tenemos? [Priv/Nero]
Mar Ago 04, 2015 3:00 am por Nero

» Una Gran Fiesta! || Priv Emily Dawson
Jue Jul 23, 2015 8:27 pm por Aloshka Bell

» Trabajos Forzados?? [Priv. Emily Dawson]
Jue Jul 23, 2015 8:15 pm por Aloshka Bell

» Inocente Calma. {Priv. Yoru~}
Mar Jun 23, 2015 5:18 pm por Yoru

» { P } Sangre rojo caramelo
Vie Mayo 22, 2015 3:32 am por Sora

» ¿Enfermera?
Dom Mayo 17, 2015 8:45 pm por Aloshka Bell

» ¡Reunión para conocernos!~
Mar Mayo 05, 2015 6:42 pm por Richter

» Registro de Familia real
Dom Mayo 03, 2015 9:08 pm por Nero

» Registro de Fisicos
Dom Mayo 03, 2015 9:06 pm por Nero

Hermanos y Elite
Dioses e Imperio Romano +18<

La reina novata [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La reina novata [Libre]

Mensaje por Tiffany Reed el Jue Abr 10, 2014 1:43 am

Reina.

La reina de todo el país.

Ella, una esclava que había sido criada para ser una dama de compañía. ¿Quién se lo hubiera imaginado? Ella no, por supuesto. Los aplausos y vitores de su recibimiento todavía le resonaban en los oídos, que no habían percibido semejante estruendo desde que había estado inoportunamente en medio de un pleito cantinero. Pero prefería mil veces los gritos y el ruido a aquel silencio. Había algo en el silencio de aquella enorme sala, en la que estaba obligada a sentarse durante un cierto tiempo al día, que no le gustaba. ¿Era la similitud tan grande que tenía con una iglesia, en su tamaño y en como todos ahí parecían guardar un silencio tan estricto, como si hablar fuera una blasfemia? ¿O sólo era la sensación de que aquella sala, desproporcionalmente grande, no servía para nada? Ella lo sabía, apenas unos meses atrás estaba viviendo en un vertedero. Y lo que había oído de sus padres... "Vendida porque no podían mantenerte", recordó las palabras del esclavista que la había criado. Si eso era cierto, ¿en qué clase de miseria habían vivido? ¿Cuántos había que vivían igual que ellos?

*Swishss... Swishss... *

Una cuerda bajó y subió velozmente desde la mano de la rubia. Una cuerda atada a un juguete redondo de madera: Un Yo-yo. Ya le habían confiscado una muñeca, dos trompos, un juego de matatenas y unos dados, pero hasta ahora no la habían molestado acerca de su yo-yo. Lo hizo bajar y subir, plenamente consciente de su trayectoria, de abajo hacia arriba, hasta su palma, y otra vez hacia abajo. Vivía cómodamente ahora: Comía deliciosos manjares, se bañaba a diario, usaba ropa limpia y tenía a toda la servidumbre del castillo a su disposición. Sí, vivía cómodamente, pero en un aburrimiento mortal.

*Swishss... Swishss...*

El yo-yo subía y bajaba en una recta trayectoria, tan monótona como sus pensamientos estancados en el deseo de diversión. Quería que el periodo de vigía del trono terminara cuanto antes. Arriba, en su alcoba, le esperaban sus muñecas, sus dulces y un enorme rompecabezas con el retrato de un castillo, que había dejado a medias. Sólo tenía que esperar unos minutos más, y si nadie se presentaba a una audiencia con ella, podría marcharse y jugar hasta el anochecer. Sí, sólo faltaban unos minutos más y podría ir a seguir haciendo lo que le gustaba de verdad...
avatar
Tiffany Reed
Reina Treboles
Reina Treboles

Raza : Humano

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 07/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina novata [Libre]

Mensaje por Fausto Argento el Lun Abr 14, 2014 9:28 pm

Hacia unos días había pasado...se había casado , mas en su rostro no se refleja la alegría de un hombre que recién ha contraido nupcias y que ve con amor a la mujer que ha desposado para que sea su compañera de por vida esto se debía al simple y mundano hecho de que Fausto no habia decidido aquel enlace , el no estaba de acuerdo , aborreció la idea desde un principio mas el consejo fue claro debia contraer matrimonio para reclamar el titulo de rey que por derecho de nacimiento le corresponde no le dieron opciones que va ni siquiera le dejaron elegir a la mujer con la que debía enlazar su vida ; De haberse dado el caso Fausto habría desposado a Cassandra Lark la capitana del reino por la sentía un apasionado amor y era correspondido , pero no! se compro a una chica para que fuera su esposa no pudo rechistar la orden que se dio por unanimidad .

La joven que fue elegida era rubia, esbelta, de rasgos finos no se le contaron todos los detalles al de cabello castaño de donde había salido solo debía saber tres cosas que la chica de rubios cabellos se llamaba Tiffany Reed , que seria su esposa por ende la reina y la ultima que se casarían a la brevedad posible. Cuando la ceremonia fue llevada acabo muchos de los nobles alabaron la belleza con la que se casaría , las mujeres de la corte rumoreaban entre ellas algunas afirmando que sus hijas eran mejor partido para el príncipe que aquella "mocosa rubia", durante la ceremonia en la que desposo a Tiffany de vez en cuando miro a donde se encontraba Cassandra, no soportaba armar ese teatro no frente a ella una noche antes de que ese circo fuera montado para acallar a los injuriosos que calumniaban a Fausto cito a su amada lejos de miradas y oídos curiosos con todo el dolor que su alma podía soportar le dijo que para favorecer a su gente, para cumplir con su deber debía hacer sacrificios y en este caso Fausto Argento debía hacer el máximo sacrificio que ha tenido que llevar acabo en su corta vida...unir su vida a alguien que no era a quien amaba.

Estaba en ese trago amargo de recuerdos nada gratos , cuando menos de dio cuenta sus pasos le habían llevado hasta la sala del trono, lugar en donde debía estar unas cuantas horas al día a fin de escuchar a los súbditos , recibir con opulencia a embajadores de los otros reinos para firmar tratados, afianzar alianzas entre otros menesteres de protocolo . Cuando niño era su padre y madre quienes llevaban acabo dichas acciones , posteriormente su hermana y el cabeza hueca de su cuñado (hermano celoso al fin de cuentas) mas ahora ese era su deber , sus botas negras resonaron mientras camina de forma segura en el recinto ,ahora vacío, esta vez no usaba las ropas con las que se solía escabullir fuera del castillo ese era su secreto mejor guardado o a medias ya que Cassandra sabia de aquella manía...no esta vez usaba unas botas negras altas, pantalón negro , camisa blanca de mangas un tanto holgadas unas muñequeras de cuero y un chaleco de color verde siempre vistió de esa forma un tanto "casual" odiaba la ropa muy formal mas cuando tenia que hacerlo lo hacia aun que asegurara que moriría asfixiado por el calor que le producían las prendas solo eran exageraciones suyas.

Levanta la vista y una mueca de enfado se hace presente -hablando del diablo-pensó Fausto mientras veía a Tiffany jugando con un yo-yo no comprendía como es que esa chica actuaba de forma tan infantil ,como si el mismo fuese muy maduro, se para frente a ella y se cruza de brazos-que demonios haces aquí?- despues de la boda solo actuaba de forma "cariñosa y amable" cuando estaban en publico puesto que la farsa así lo requería mas cuando no estaban frente a la nobleza o el pueblo Fausto trataba con algo de desden a su esposa por el simple y mundano hecho que la consideraba la causante de que su "vida se tornara miserable".
avatar
Fausto Argento
Nuevo

Raza : Humano

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 28/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina novata [Libre]

Mensaje por Tiffany Reed el Lun Abr 14, 2014 11:56 pm

La rubia alzó la cabeza al escuchar la voz de su esposo. El yo-yo seguía subiendo y bajando, al compás rítmico y bien aprendido de su muñeca. La sala estaba completamente vacía, en un silencio tan pesado que hasta el “ris-ras” del yo-yo hacía eco. La presencia de Fausto ahí volvía todo más tenso para Tiffany, que dirigió sus ojos azules de vuelta a su juguete, con desdén. Había muchas cosas que le gustaban de aquel palacio lujoso, grande y cómodo, pero Fausto no era una de ellas.

-¿Qué más puedo estar haciendo aquí, esposo mío?-
Respondió con desgana. –Tengo que estar aquí atendiendo a mi pueblo.- Aquella manera de hablar de las personas que habitaban el reino de tréboles se le antojaba ajena, extraña. Apenas unas semanas atrás, ella era del pueblo, tan pueblerina como cualquier hijo de vecino. Una vulgar intrusa en el castillo, vestida y perfumada como reina. –Está en mis deberes como reina, ¿no? Atender al pueblo desde la hora de romper ayunos hasta el medio día.-

El yo-yo volvió a bajar, desde la palma de su mano hasta donde el hilo alcanzaba, y de regreso. Ojalá no le confiscaran su yo-yo también.

-Y tú, ¿qué haces aquí?- Inquirió, alzando la mirada hacia Fausto, apoyando su cabeza en su mano, su codo en el mullido descansabrazos del trono real. –Todavía no es medio día. No me digas que vienes a verme…- Se mofó, aunque con un tono nada hiriente o burlón. Sonaba monótona, distraída. Sus ojos volvieron a su yo-yo. Lo hizo bajar y tomó el hilo, enredándolo entre sus dedos para formar un pequeño columpio en el que el juguete de madera se balanceaba de forma lánguida.
avatar
Tiffany Reed
Reina Treboles
Reina Treboles

Raza : Humano

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 07/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina novata [Libre]

Mensaje por Fausto Argento el Dom Mayo 04, 2014 6:41 pm

Solo había una palabra con la que Fausto podía describir la sensación que le causaba el simple hecho de contemplar a su ahora esposa...repulsión , así es la sola idea de compartir espacio vital con la chica rubia era ,al menos para el, asqueroso hasta el punto de considerarla poco menos que una pila de estiércol fresco muchos considerarían bastante ofensiva dicha comparación hacia la "pequeña" Tiffany  mas era algo inevitable para el ahora rey del trébol pensar así ; La noche en que debía consumarse el matrimonio Argento literalmente escapo hacia la biblioteca y durmió ahí ni loco yacería en el lecho con la "mocosa aquella" apelativo despectivo con el que solía dirigirse a ella cuando no se encontraban frente a la corte y los súbditos .

La voz de la chica le parecía intolerablemente chillona , la odiaba ...en si que no odiaba de Tiffany? la lista era tan extensa que le tomaría una hora enumerar todo, frunce el entrecejo cuando le llama "esposo mio" palabras que Fausto desearía que fueran proferidas por otra dama y no esa patizamba frente a el-atendiendo a tu pueblo? ja no me hagas reír con tu supuesto interés en el protocolo...-su tono tajante e incluso fuerte denotaban cuanto odio le tenia a su ahora mujer-y ya sabes que en privado no me debes llamar esposo el que me casara contigo no te hace especial solo eres un mero adorno-y ahí estaba nuevamente ese tono de desden , cosa rara por que era sabido que Fausto era demasiado gentil con las "damas hermosas" pero con Tiffany Greed ni siquiera su natural galantería podían superar ese sentimiento de despecho hacia la muchacha que la única culpa que tenia era que la eligieron de entre un puñado de chicas para tuviera el "honor" de casarse con el príncipe heredero y tornarse la regente de treboles.

Rueda los ojos cuando la rubia continua hablando , esa farsa estaba mas que destinada a fracasar , ya que el rey del reino verde jamas aceptaría a esa chica como la dama con la que compartiría el trono ,que va jamas la vería como mujer solo era un "bonito adorno" ,expresamente pidió que la joven fuera puesta en una habitación lo mas alejada de la de el , el problema vendría cuando no hubiera aun heredero al trono , por que si algo es verdad es que los rumores corren igual de rápido que el viento , el sonido del yo-yo lo exasperaba se lleva una mano a la sien y la masajea un poco-yo puedo ir a donde se me de la gana despues de todo este es mi hogar tu eres la intrusa que ha venido a poner todo de cabeza-veneno puro eran las palabras de Fausto , si algo siempre le ha caracterizado desde joven es que jamas ha podido medir su lengua y siempre dice sin mas lo que piensa por mas perturbador, hiriente y ofensivo que sea-venir a verte? no te creas la gran cosa preferiría que me clavaran la lengua a una mesa todas las mañanas antes de interesarme en donde esta su majestad-hace una reberencia burlesca hacia su esposa mientras una sonrisa entre fría y cruel se dibuja en sus labios, se endereza y levanta un poco el mentón-mas te vale que a medio día no te comportes como una niña estúpida-nuevamente el sonido de la cuerda del yo-yo le exasperapodrías dejar de hacer ese  maldito ruido? en verdad que tienes por cerebro mujer?-estubo tentado a arrebatarle el juguete a la chica e incinerarlo mas se contiene no era correcto que se exasperara así.
avatar
Fausto Argento
Nuevo

Raza : Humano

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 28/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina novata [Libre]

Mensaje por Tiffany Reed el Dom Mayo 11, 2014 10:57 pm

Tiffany se encogió en su asiento, escuchando aquella perorata de insultos, sin dejar de jugar con su yo-yo. Estaba acostumbrándose rápidamente al trato que recibía de Fausto, pero no podía evitar que le molestara. Apretó los labios en una expresión de congoja, mientras lo oía. La cuerda de su yo-yo era lo único en lo que intentaba concentrarse, aquel péndulo que subía y bajaba con un suave compás, ajeno al maltrato que estaba recibiendo. Ella no había pedido que la pusieran en aquel trono y le hubieran calado aquella corona, pero no tenía otra alternativa. Si aguantar de vez en cuando a Fausto era el precio que tenía que pagar por vivir con más lujos y comodidades de las que jamás había soñado, estaba dispuesta. O al menos, de momento.

-Vale, vale- Musitó, aún con la cabeza apoyada sobre su mano, meciendo el yo-yo en la otra-. Procuraré que la próxima vez que intente ser útil por aquí no me veas hacerlo, cariñito.- Se mofó de nuevo.

Tiffany sabía que sus burlas le iban a costar otra tanda de insultos, o en el peor de los casos, que Fausto la golpeara. Sin embargo, molestarlo le daba una curiosa satisfacción: Era como si hacerlo enfadar aliviara su propio malestar. Era mejor que su yo-yo, que tanto exasperaba al monarca. Con la destreza aprendida tras años de jugar con aquel objeto, Tiffany hizo la suerte del columpio, formando un trapecio con la cuerda del yo-yo y balanceándolo en medio. Sus azules ojos se fijaron en el juguete y luego en Fausto.

-¿Sabes? No es mi culpa que en este lugar se escuche la cuerda de mi yo-yo. Es que está todo tan callado, ¿ves? Como si fuera una iglesia o algo así. Quise traer unos músicos el otro día- Reveló, mientras deshacía el columpio y seguía echando el yo-yo de abajo a arriba. -, pero a los consejeros no les hizo nada de gracia. Apenas empezaron a tocar, vinieron corriendo a toda prisa para echarlos. Jamás había visto a esos ancianos moverse tan rápido, ¿quién hubiera creído que las tortugas pueden correr?

Siguió mofándose, mirando a Fausto con cierto regodeo, como retándolo a que le respondiera. Una sonrisita se le empezó a dibujar, involuntariamente, en el rostro, como a una niña temeraria que había sido descubierta en plena travesura y todavía tenía las pelotas para bravuconear. Pensó que habría rematado la bravata subiendo las piernas al trono para acostarse de lado en él, pero por alguna razón, no se pudo mover. Se quedó ahí, quieta, expectante, fijándose en su esposo con aquella sonrisa socarrona y aniñada.


avatar
Tiffany Reed
Reina Treboles
Reina Treboles

Raza : Humano

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 07/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La reina novata [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.