Últimos temas
» ¿Con qué esas tenemos? [Priv/Nero]
Mar Ago 04, 2015 3:00 am por Nero

» Una Gran Fiesta! || Priv Emily Dawson
Jue Jul 23, 2015 8:27 pm por Aloshka Bell

» Trabajos Forzados?? [Priv. Emily Dawson]
Jue Jul 23, 2015 8:15 pm por Aloshka Bell

» Inocente Calma. {Priv. Yoru~}
Mar Jun 23, 2015 5:18 pm por Yoru

» { P } Sangre rojo caramelo
Vie Mayo 22, 2015 3:32 am por Sora

» ¿Enfermera?
Dom Mayo 17, 2015 8:45 pm por Aloshka Bell

» ¡Reunión para conocernos!~
Mar Mayo 05, 2015 6:42 pm por Richter

» Registro de Familia real
Dom Mayo 03, 2015 9:08 pm por Nero

» Registro de Fisicos
Dom Mayo 03, 2015 9:06 pm por Nero

Hermanos y Elite
Dioses e Imperio Romano +18<

Fiesta del té [Privado: Charlotte Amaranth]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fiesta del té [Privado: Charlotte Amaranth]

Mensaje por Tiffany Reed el Mar Mayo 13, 2014 6:06 pm

Una cabellera rubia iba y venía por el salón con incansable energía. Aquel día se había puesto un precioso vestido de color celeste, de falda corta como de costumbre, zapatillas de poco tacón y largas medias blancas. Se había arreglado el cabello en dos coletas adornadas con bellos prendedores de zafiro y había ordenado que la maquillaran y perfumaran de la forma más fina posible. Ella misma era incapaz de maquillarse por sí sola, y cuando lo hacía, era un completo desastre. No, aquella era una ocasión demasiado importante para meter la pata: Mejor que lo hicieran sus mucamas, expertas en belleza, que ella. Su tersa piel despedía un suave aroma, el de uno de los más finos perfumes del reino. Sí, se había esmerado por verse bien aquel día para aquella invitada tan importante que iba a recibir. Pero nada en aquella sala estaba tan esmeradamente bien arreglado como las docenas de muñecas y juguetes de felpa que ocupaban los sillones y algunas repisas. Aquel salón, que solía ocuparse para reuniones formales y se decoraba de una forma sobria y elegante, parecía una sala de juegos después que Tiffany le puso algo de su encanto: Había reemplazado varios estandartes con alegres pinturas, reemplazado los manteles con el blasón de la familia real por unos rosados y con encaje y dispuesto alrededor de la sala cajas de juegos de mesa y juguetes de todo tipo. El efecto era un tanto abrumador, pero Tiffany parecía contenta con su redecoración. Intuía que a su marido, el rey Fausto, aquel arreglo de la sala real de juntas no le haría ni pizca de gracia, pero le tenía sin cuidado. Entre más fastidiara a aquel odioso, mejor. Además, quería tener todo perfectamente dispuesto para que su visita se divirtiera, en lugar de pasar por una de aquellas largas y aburridas sesiones de interminable debate sobre impuestos, concesiones, arbitraje y política. No, ella no quería eso, quería que su invitada se divirtiera al máximo al estar ahí. Después de revisar una vez más que todo estuviera en orden, se dejó caer en el sofá, estirándose. Se sentía especialmente nerviosa, lo mismo que emocionada: Iba a recibir una visita. Ella, Tiffany. No el consejo real, ni el general, ni el estirado de su marido. No, ella era quien iba a recibir aquella visita, la primera a la que le permitían ser anfitriona, un privilegio que usualmente le negaban por no saber conducirse apropiadamente con otros nobles. Y se trataba, ni más ni menos, que de otra reina, una chica igual que ella. Decir que estaba emocionada era poco.


avatar
Tiffany Reed
Reina Treboles
Reina Treboles

Raza : Humano

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 07/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.